Sin méritos no se puede trascender

primera_mineros_1
Imagen tomada por Pedro Capacho en el encuentro entre Mineros y Táchira . Prensa Deportivo Táchira

“Táchira no estará en la liguilla”, es la frase con la cual podemos sacar conversación en la panadería, en la oficina, o en el bar cuando tengamos que hablar de nuestro fútbol – ese que tanto queremos y odiamos a la vez- antes del Mundial. Podremos tener opiniones diferentes sobre desempeños individuales y algunas decisiones en el Aurinegro, pero en lo que sí estaremos totalmente de acuerdo es en afirmar que este semestre fue un fracaso y se debe pasar la página inmediatamente.

Sigue leyendo “Sin méritos no se puede trascender”

Anuncios

Debe aparecer la jerarquía aurinegra

Protocolo_J3_06
Foto cortesía de Leandro Osorio. Prensa Deportivo Táchira

La Liga Futve ha llegado a la mitad del Torneo Apertura 2018 y poco a poco se va definiendo quiénes serán los clasificados a la Liguilla donde saldrá el campeón.  Los protagonistas son los equipos más regulares en las últimas temporadas, como es el caso de Carabobo, Mineros, La Guaira y Zamora. Los grandes del país pasan por situaciones totalmente distintas. Caracas está en puestos de clasificación, sin demostrar mucho ha sumado los puntos para estar ahí; y el Deportivo Táchira pasa por un momento muy gris en el que el término ganar se aclama a gritos, lo ha hecho par de veces y frente a los primeros de la Liguilla -Carabobo de local y La Guaira de visitante-, aunque contra Carabobo fue de forma accidentada, un autogol de último minuto le daba el triunfo, y ante La Guaira solo aprovechó las ocasiones del rival, generando muy pocas ocasiones.

El Carrusel Aurinegro arranca el semestre con una plantilla que no tiene tanto renombre como en temporadas anteriores, y con un técnico joven que ha sido campeón en categorías menores, segunda y primera división de nuestro país, como lo es Francesco Stífano. La forma de empezar era de alta exigencia, se le vino la Copa Libertadores encima ante un debutante, el Deportivo Macará de Ecuador. Táchira logró acceder a la fase 2 y enfrentó a Independiente Santa Fe,  en una llave que prácticamente se definió en el partido de ida por  errores puntuales. Stífano en la rueda de prensa declaró que faltó jerarquía en el partido, un tema que ha generado matriz de opinión en el entorno del Aurinegro.

Para la RAE,  la definición de jerarquía es la siguiente: “Gradación  de personas, valores o dignidades”.  Y  a Jerarca se refiere a una persona que tiene una elevada categoría en una organización, una empresa, etcétera. Ya conociendo estas definiciones, podemos partir de uno de los aspectos claves que debe tener un plantel cuando afronta diferentes objetivos.

La jerarquía  se va adquiriendo a medida de que pasan los partidos, de las iniciativas que se tomen y el liderazgo que se asuma en un determinado grupo. Unos lo hacen en menos tiempo que otros.

Táchira en la mayor parte de su historia ha contado con técnicos y jugadores de muchísima trayectoria. En los últimos años ha contado con la experiencia en la parte técnica  de Santiago Escobar y Carlos Maldonado, y si retrocedemos más atrás, con Jorge Luis Pinto; la llegada de cada uno implicó transmitirles a los jugadores una filosofía,  llevarlos a un rumbo para conseguir los objetivos, inculcando el carácter y la disciplina que los caracteriza, y trasladar una jerarquía individual a una colectiva que se haga imponer y respetar en cualquier cancha donde juegue.

Aquí se ha cuestionado a los jóvenes que llegan, como es el caso de Daniel Farías, y ahora Francesco Stífano,  sin embargo, está en creérsela y tener la ambición necesaria  para buscar su techo. Al primero de los que nombré  tuvo la oportunidad de compartir con jugadores que incluso eran mayores que él, pero  que aportaron su granito de arena para salir de las adversidades en las que se encontraron durante un tiempo. La llegada de Jorge Rojas, Javi López, César González, Yúber Mosquera, Breiner Castillo, el regreso de Sergio Herrera,Gerzon Chacón y Edgar Fernando Pérez Greco, Giancarlo Maldonado, entre otros – me disculpan si se escapa alguno-que pasaron en los últimos años, fueron vitales, cada uno asumió su protagonismo cuando correspondió.  Y lo más importante es que varios jugadores jóvenes que los acompañaron durante ese periodo de tiempo crecieron de manera gradual y se convirtieron en jugadores referentes e inamovibles, resaltando nombres de la talla de Wílker Ángel, Francisco Flores, Gelmín Rivas, José Miguel Reyes,  José Luis Marrufo, Carlos Cermeño, Yohandry Orozco, José David Contreras (hoy en día es tercer capitán del equipo),  y muchos más.  Hay casos como los de Sosa y Hurtado que estuvieron en el periodo de Daniel Farías, pero debutaron de la mano del profesor Carlos Maldonado. El paso de ambos de las categorías menores al profesional no les costó. Esa corta experiencia les sirvió muchísimo, Jan Hurtado tuvo de compañeros de ataque a Sergio Herrera y a Giancarlo Maldonado, mientras que Sosa tenía  de compañero de posición a Jorge Rojas; No solo ellos, varios futbolistas tuvieron esa competencia sana en las que pudieron aprender uno del otro y mejorar técnicamente: José Luis Marrufo a Yúber Mosquera,  Contreras a Breiner, Gelmín a Giancarlo, Wílker a Walter Moreno, Cermeño a Zurdo, Francisco Flores a Pedro Fernández, etcétera. No es solo pensar en ganar los títulos, sino también explotar el talento a los jugadores que serán referentes en el mañana para poder seguir cosechando triunfos para la institución

A comparación con los años anteriores, el Aurinegro no cuenta con tantos ídolos en el plantel- Solo Pérez Greco que está lesionado-  como en otras épocas  y que tengan la jerarquía que los guíe para salir de este momento difícil- incluyendo a la actual junta directiva, que en el poco tiempo que ha estado no ha tomado decisiones acertadas en algunos aspectos que se consideran claves, que pudieran haber respaldado al trabajo de la anterior.

Jugadores como Johan Moreno, Daniel Benítez, Sergio Almirón, Luis Páez, Jan Carlos Vargas, Maximiliano Cantera, Manuel Granados, y otros de larga trayectoria en el fútbol profesional, deben valer esa jerarquía mejorando en la parte mental y táctica de manera mancomunada con el cuerpo técnico,  ya que la falta de concentración no le ha permitido asegurar o liquidar un resultado en los últimos minutos en lo que va de semestre.

Que aparezcan los jerarcas en un momento claves es fundamental para las aspiraciones del club. Si bien hay limitaciones individuales, debe haber una unificación de cualidades en lo colectivo para superar los obstáculos venideros.

La Copa Venezuela la posible “salvación” al apertura irregular.

 En este Apertura 2013 Táchira es el mejor local del torneo, Pueblo Nuevo se convirtió en un fortín para los dirigidos de Daniel Farías , pero hay un lado negativo que es motivo del torneo irregular, de visitante apenas 5 escasos puntos por 2 empates ( LLaneros y Atletico Venezuela ) Un golazo de Carlos Rivero sorprendiendo a todo los seguidores y periodistas que cubren el fútbol venezolano, tras polémicas declaraciones a uno de los medios de San Cristóbal, quejándose de la presión y que no es respetado su oficio, por sacrificar su tiempo en la cancha en vez de estar con la familia, en fin ya eso es otro tema. 

Hubo dos partidos en el templo sagrado en los cuales Táchira no pudo ganar, Petare  y Trujillanos son los verdugos, se plantearon bien en la cancha y consiguieron el pacto, estos resultados duelen, el aurinegro tiene 25 puntos si hubiera ganado el partido por lo menos tuviera 30 puntos que es una cifra signifcativa y da la señal de que el torneo es posible, la semana pasada fue sacado de carrera.del torneo, lo único que se puede rescatar es jugar la final con el rojo en la Copa Venezuela, ya el carrusel ganó la ida, pero 2 a 1, perder 1 a 0 le da el título a los de la capital, que estan peleando los dos torneos, Zamora y Anzoategui son los rivales que le esperan al equipo de Saragó, que no ha jugado el mejor fútbol del torneo, pero ha ganado partidos claves que tienen al Caracas en la cúsṕide de la tabla.

La Copa Venezuela, el torneo que da el cupo a la copa sudamericana, en la   cual Táchira no llegaba a una final desde hace más de 25 años y con la exigencia de San Cristóbal ganar este certamen es más que una obligación, se juega el honor del clásico en el cuál Táchira comanda el historial de enfrentamintos desde 1985 por una victoria (31 a 30). Ganar de manera cómoda contra Vigia y Ureña, una fase de cuartos sufrida entre Táchira y Yaracuyanos, en las que en ambos partidos dominó el visitante, en semis con autoridad el aurinegro triunfa en ambos duelos ante Zamora y en la final con la llave a favor se juega la vuelta en Caracas el jueves 5 de diciembre a las 3:30 donde se decide al campeón con un Contreras inspirado con sus extraordinarias actuaciones en los útimos partidos ocupando la vacante de Breiner Castillo, que está lesionado hasta el final del torneo desde unos partidos atrás. 

Salvar el semestre es meta para el aurinegro, sus números en el torneo dejaron en deuda a muchos y ganar la copa es la consolación que pueda opacar este torneo apertura, el más cerrado en los últimos años que no fue de buenos resultados.